No más evaluaciones de desempeño, no más planes de carrera

Uno de los grandes problemas en las organizaciones tradicionales es que asumen que pueden dar soluciones simples a problemas complejos. Una de las preguntas que necesitamos contestar es ¿cómo ayudamos a las personas en nuestra organización a crecer profesionalmente?

El problema es que muchas veces esta pregunta se transforma en “¿cómo podemos evaluar a las personas?” o aún mejor en “¿cómo podemos poner una nota a cada persona?”. La respuesta corta es que no se puede.

Pero sí podemos ayudarlas a mejorar. Aquí os proponemos un proceso para hacerlo en un entorno complejo, asumiendo que no hay una respuesta fácil.

Premisas básicas

  1. No hay una persona capaz de dar una evaluación completa, necesitamos varias perspectivas.
  2. Este proceso no está conectado con ningún sistema de recompensas/castigos (bonos, subidas salariales, despidos,…)
  3. No existen modelos de plan de carrera estándar por rol. Cada persona necesita un plan a medida.
  4. Cada persona es responsable de su propio desarrollo. No la empresa ni su jefe.

¿Cómo recoger feedback y construir mi plan de carrera?

Si te han encajado las premisas, te proponemos este proceso para sustituir las evaluaciones de desempeño y construir tu propio plan de carrera.

Paso 1 – Auto-evaluación

La primera fase de un proceso de desarrollo consiste en que te conozcas tú mismo/a un poco mejor. Difícilmente mejorarás nada ni podrás medir avances si no conoces tu punto de partida!

Ésta es una fase de auto-diagnóstico, sólo intervienes tú. Esperamos que seas sincero/a contigo mismo/a.

Cuando te analices, debes fijarte bien en cubrir dos tipos de conocimientos o habilidades y evaluarte en ambos:

  • Soft skills: Habilidades más transversales, aplicables a cualquier tipo de profesión, que pueden aprenderse a base de comprender modelos conceptuales, pero que requieren de mucha práctica y “horas de vuelo”. Muy a menudo ya vienen determinadas por el carácter de cada uno. Ejemplos: Hablar en público, liderazgo, gestión de equipos, trabajo bajo presión, organización y planificación, etc.
  • Hard skills: Conocimientos o habilidades técnicas que son muy específicas de tu profesión. Aquello que se aprende haciendo un curso o que puede leerse en libros de texto o a base de experiencia profesional en la materia. Ejemplos: programar en PHP, social media management, análisis de riesgos, gestión de nóminas, inglés, etc.

Para completar el paso 1, puedes usar este questionario de auto-evaluación.

Paso 2 – Preparando mi evaluación

Para que tus compañeros puedan darte su visión, debes preparar mínimamente sobre qué quieres que te den su opinión.

Para ello tienes el modelo de Google Form donde encontrarás:

  • Una definición estándar de soft skills. A no ser que eches de menos alguno en particular, te sugerimos que sigas esta guía.
  • Una pregunta sobre hard skills con respuestas de ejemplo para el puesto de Comms Officer en una startup. Tú conoces tu trabajo mejor que nadie: identifica qué conocimientos tienes o deberías tener y define tu función. Si tienes dificultad en hacerlo, pide ayuda a tu persona de referencia en el equipo de Dirección o a un compañero y lo hacéis juntos.

Este formulario lo completarás tú primero y te auto-evaluarás. Para ello todos seguiremos este criterio por niveles:

 1. Novato: No conoce o tiene nociones básicas del tema.

 2. Principiante: Necesita ayuda para mostrar esta habilidad.

 3. Autónomo: Se desenvuelve bien sin ayuda.

 4. Maestro:  Enseña a otros miembros del equipo.

 5. Gurú: Da charlas por el mundo sobre este tema.

Para completar el paso 2:

  1. Crea un Google Form a partir del que te damos como modelo e incorpora los hard skills en la pregunta 2. Pide ayuda a tu responsable o un compañero si lo necesitas.
  2. Contesta tú mismo ese Google Form que has creado y auto-evalúate. Verás que en la misma carpeta de Drive donde esté el form se creará una hoja de cálculo con tu primera respuesta.
  3. Compara tu valoración en este Google Form con las tres primeras preguntas del Paso 1 – Cómo soy yo. ¿Se parece? ¿Olvidaste algo que ahora has descubierto?

Paso 3 – Cómo me ven los otros

Ahora que ya has pensado cómo eres tú, vamos a contrastar si el resto te ven igual. Para ello debes seleccionar a un mínimo de 3 personas y a un máximo de 5 para que te den su visión. Selecciona a tus evaluadores pensando en lo siguiente:

  • Te conocen lo suficiente para darte una opinión fundada y sincera sobre ti mismo/a

O

  • Son un modelo para ti en algo (sea un soft o hard skill) y quieres que te guíen en tu proceso de mejora haciendo un rol de mentor.

¿Qué tienes que hacer con tus evaluadores?

Escógelo y díselo

Lo primero que debes hacer es mostrarles tu interés y pedirles si tendrán disponibilidad para ayudarte. Podría darse el caso que una persona tenga a 12 compañeros pidiéndole opinión y ayuda y no pueda atenderlos a todos.

Ante esto hay dos escenarios:

  • buscas a otro evaluador
  • esperas a que tu elegido/a esté disponible. Ahora no puede atender a 12 a la vez, pero a lo largo del año encontrará un hueco para ti, seguro.

Pídele que te evalúe

Dile que conteste el Google Form que has creado en el paso 2. Tu evaluador indicará qué nivel, entre 1 y 5, tienes en cada soft y hard skill.

Queda para hacer un café con él/ella

Tras dar un margen de tiempo a tus evaluadores para que te evalúen en estos dos aspectos, deberías hacer una pequeña reunión con cada uno de ellos a partir de sus respuestas.

En el Spreadsheet de tu Google Drive tendrás las respuestas al análisis de soft y hard skills. La manera de diferenciar tu opinión de la tus evaluadores es fácil: la primera respuesta es tuya, el resto son sus respuestas.

Aquí podrás ver que pasan varias cosas:

  • Opináis lo mismo: Habrá soft o hard skills donde ambos coincidiréis y creeréis que tu nivel es, por ejemplo, de un 3.
  • Opináis distinto, pero tu evaluador es más benevolente: En estos casos tú creerás que tienes un nivel inferior al que tus compañeros creen. ¡Alégrate! Tal vez en esto no eres tan malo/a como crees y tal vez no merezca la pena hacer acciones para cambiar.
  • Opináis distinto, pero tú eres más benevolente contigo mismo/a: En estos casos, te crees mejor de lo que otros ven de ti. Aquí está tu plan de acción. Pidele en esa reunión de café que te cuente por qué es más duro en la evaluación y qué puedes hacer para mejorar.

Para llevar a cabo el Paso 3, debes:

  1. Seleccionar 3-5 evaluadores y pedirles si tienen disponibilidad
  2. Mandarles tu Google Form con los soft y hard skills que has creado.
  3. Cuando hayan contestado todos, invítales a cada uno a un café para discutir los resultados.
  4. ¡¡Toma muchas notas!!

Paso 4. Plan de acción

Tenemos el diagnóstico hecho, ¿verdad? Ahora toca ponerse manos a la obra, pero antes duerme un par de noches y cuando hayas reposado todo el feedback estarás preparado/a para hacer tu propio plan de acción. Si hemos hecho bien el proceso deberías haber escuchado cosas que te gustan y también otras que tienen que haberte “dolido” un poquito. Hacer el plan de acción en caliente no es recomendable.

¿Ya está reposado? Sólo tienes que contestar 2 preguntas:

  1. Imagínate a ti mismo/a celebrando en tal día como hoy, pero dentro de 12 meses. ¿Qué verás que te indicará que has conseguido lo que querías?

    Aquí es importante que NO escribas en tiempo futuro. Tienes que imaginarte que YA ha sucedido. Por ejemplo:

    “Hemos conseguido una media de 100.000 visitas a cada uno de los posts de nuestro blog y estoy celebrando que el más visitado del mes es uno mío que ha conseguido 300.000”.

    “He aprendido hacer queries SQL y ya no necesito a nadie para hacer mis consultas”.

  2. ¿Qué harás en los próximos 3 meses que te acercará a esa visión que acabas de imaginar?

Para completar el paso 4:

  1. Digiere todo el feedback que te han dado.
  2. Contesta el formulario Paso4. Plan de Acción.

Paso 5. Registro y seguimiento

Si ya has acabado tu plan de acción, comparte con el departamento de desarrollo de personas, recursos humanos, o equivalente en tu organización último documento de todos, el Paso 4 – Plan de acción. De esta manera podremos medir en el Hoshinplan avances de los planes de desarrollo de cada uno.

Y para asegurarte de que tu plan se ejecuta, te sugerimos que busques a un Pepito Grillo. Selecciona a uno de tus evaluadores, esta vez sólo a uno, y pídele que sea el que te recuerde que tienes un plan de mejora que ejecutar. Su trabajo sólo consistirá en hacerte de “voz de la conciencia” y animarte cuando te dé palo ponerte a hacer ese curso online que tanto te motivaba. 🙂